Primero sentí que moría. Y creo que una gran parte de mí sí lo hizo. Mas ahora siento que poco a poco comienzo a renacer. La esperanza inicia devolviendo el valor, restituyendo la fuerza. Sin embargo sé que ya no soy quién solía ser. Uno no muere y despierta viviendo la misma vida. Al final todos nacimos para morir. Y algunos morimos más de una vez.
El bosque encantado.
AD
A mayor tecnología menos calidad de vida, escuché eso en un vídeo de youtube hoy y me ha dejado pensando, creo que tiene razón. La tecnología nos ha permitido cosas maravillosas, nos ha dado el poder de explorar nuevas tierras, divertirnos y entre otras cosas increíbles siglos atrás, alargar la vida sin duda, pero creo que algo se está saliendo de control. Llegar a tener más años no significa mejor vida. La vida se está convirtiendo en la acumulación desmesurada de posesiones tecnológicas. Tecnología que avanza tan rápido que queda obsoleta al poco tiempo, no es casualidad que pasemos a tratar a las personas del mismo modo en el que tratamos a nuestros smartphones; relaciones reemplazables, desechables. Quizas y todo lo que estoy pensando es falso, sin embargo mientras escribo esto escucho Changes de David Bowie, y ya me siento optimista. Que la tecnología no nos quite lo humano.
No me pidas que nade cuando quiero volar. No me pidas que permanezca cuando lo único que quiero es despegar. Brand: @malafachabrand Stylist: @valeriatoscanoo
No temas caer, sólo así aprenderás a volar. Brand: @malafachabrand Stylist: @valeriatoscanoo
Solipsism.
El camino a los sueños es el viaje dónde la realidad real es transformada en realidad fantástica.
Hablamos como si entendieramos perfecto al mundo, como si supiéramos la solución exacta a todos los problemas que en el habitan. Lanzamos voces al viento, nuestro juicio dictamina quienes son los culpables del mal propagado por la tierra, gastamos tanto tiempo en buscar responsables de cada acto que lo único que ganamos es llenar nuestros corazones de rencor, ira y venganza. Desaprobamos, rechazamos y condenamos tanto, que vamos perdiendo nuestro corazón en el camino. Para mí, la vida es como el mar, siempre en movimiento, incierta y versátil. Segundo a segundo el mar​ cambia su velocidad, intensidad, profundidad, y aunque esto no cambia su verdadero propósito, nos muestra lo inestable e injusto que se vuelve el juzgar a las olas de hoy con la medida de las olas de ayer. La vida es tan magnífica que vivímos días únicos e irrepetibles día a día, y puede resultar demasiado corta para los que se han olvidado de amar.
Cada creación del hombre revela su propio corazón. No permitamos que nuestro corazón se torne oscuro y destructor. La tierra es hermosa de naturaleza, a nosotros solo nos corresponde la labor de adornarla.
Nos pasamos la vida buscando a esa persona única a la cuál llamaremos hogar, que hasta llegamos a estresarnos por encontrar a esa persona única ideal para envejecer juntos, que no nos damos cuenta que ya estamos envejeciendo, y junto a todas las personas del mundo. Envejecemos juntos, aprendemos juntos, siempre estamos juntos; lo que le ocurre a uno, nos influye a todos. Nunca se está sólo en esta tierra a la cuál llamamos hogar. La pregunta es ¿Estamos amando a esas personas que envejecen junto a nosotros? O ¿Solo envejeceremos para la amada? Así de absurdo es no amar.
Cada ola del mar es única e irrepetible, nunca encontrarás una exactamente igual que otra; mientras los humanos luchamos por igualdad, las olas disfrutan sus diferencias, su autenticidad y originalidad. No somos iguales, somos únicos.
Huyo de lo que me sigue; voy detrás de lo que huye de mí.''
Un solo ser nos falta y todo está vacío.
Aquí es donde el río se junta con el mar, nunca me había tocado verlo, me pareció poético. Algo dulce tornándose en salado, no se cómo explicarlo en palabras aún, pero poético.
Construyeron prisiones adornadas para enjaular al Dios que los libertó; y así ser ellos dueños, amos y dioses de Él. Teniéndolo a su disposición como genio de la lámpara, y sólo cuando ellos se lo ordenen realice sus caprichos vanos.