Hace poco leí que en el promedio de la vida del hombre pasa veinticinco años de su vida durmiento. Un tercio de nuestra vida la pasamos durmiendo, soñando, creando. Creamos mundos fantásticos que a veces resultan imposibles en el mundo real, pero ¿Qué es real? La realidad es mucho más compleja de lo que imaginamos. Quizás dormir sea despertar, y nuestros sueños, nuestra realidad. Te sueño, te tengo, despierto, te pierdo.
Cada creación del hombre revela su propio corazón. No permitamos que nuestro corazón se torne oscuro y destructor. La tierra es hermosa de naturaleza, a nosotros solo nos corresponde la labor de adornarla.
AD
Nos pasamos la vida buscando a esa persona única a la cuál llamaremos hogar, que hasta llegamos a estresarnos por encontrar a esa persona única ideal para envejecer juntos, que no nos damos cuenta que ya estamos envejeciendo, y junto a todas las personas del mundo. Envejecemos juntos, aprendemos juntos, siempre estamos juntos; lo que le ocurre a uno, nos influye a todos. Nunca se está sólo en esta tierra a la cuál llamamos hogar. La pregunta es ¿Estamos amando a esas personas que envejecen junto a nosotros? O ¿Solo envejeceremos para la amada? Así de absurdo es no amar.
Cada ola del mar es única e irrepetible, nunca encontrarás una exactamente igual que otra; mientras los humanos luchamos por igualdad, las olas disfrutan sus diferencias, su autenticidad y originalidad. No somos iguales, somos únicos.
Huyo de lo que me sigue; voy detrás de lo que huye de mí.''
Un solo ser nos falta y todo está vacío.
Quiero elevarme y no estar atado a tu gravedad, quiero volar y no regresar jamás.
Construyeron prisiones adornadas para enjaular al Dios que los libertó; y así ser ellos dueños, amos y dioses de Él. Teniéndolo a su disposición como genio de la lámpara, y sólo cuando ellos se lo ordenen realice sus caprichos vanos.
El dios de los domingos no es el Dios creador de los cielos y la tierra.
Cuánto he padecido por ti, que he preferido pasar mis días soñando que pensando, que mi realidad se esconde y la imaginación aflora.
Sumergiendome descubrí que nadar es lo más parecido a volar; después de todo hundirse no es tan malo.
Disappear.
Everything is .
En la batalla entre la fantasía y la realidad fue ganando mi fantasía, en la cual me convertí en una nube, de esas que no paran de llover.
Precipitaciones.